Las criptomonedas son el futuro

Las criptomonedas nacieron en 2009 de la mano de Bitcoin, siendo esta la primera moneda criptográfica sobre una blockchain. En aquel entonces llamó mucho la atención, pero la gran mayoría de las personas decidieron pasarla por alto. Tiempo después, el precio bitcoin aumento drásticamente y más personas comenzaron a mirar las criptomonedas con cierto interés.

Mucho se hablaba sobre “las criptomonedas son el futuro”, y eso puede ser muy cierto, aunque esto no precisamente debe de llegar de la mano de Bitcoin, Ethereum o alguna de las ya existentes, ni tampoco de la recién anunciada Libra de Facebook.

Actualmente el principal problema que podemos encontrar con las criptomonedas, o la razón principal por la que no les interesan a muchas personas es porque su uso aún es muy limitado. Es decir, ninguna persona cambiaría su quincena en efectivo por bitcoins para ir a hacer las compras del hogar, para pagar la renta, servicios, etc., es decir, hay muy pocos bienes y servicios indispensables que se puedan pagar con criptomonedas.

Los usos de las criptomonedas

Es cierto que cada vez son más los servicios o las plataformas que reciben pagos en criptomonedas, como es el caso de algunos servicios de exchangers que son una alternativa para hacer envíos internacionales de dinero. Algunas organizaciones no gubernamentales (ONG) las usan para recibir donaciones de forma anónima y segura.

Ciertas tiendas online o negocios digitales también han comenzado a aceptar algunas criptomonedas como método de pago, pero como mencione anteriormente, lo cierto es que, para el consumidor o usuario común, aún no tienen un gran uso que los impulse a cambiar sus divisas nacionales o internacionales por criptomoendas.

Proyectos en crecimiento

Al igual que con cualquier cambio que haya llegado con la tecnología, el panorama para los bitcoins y para los sistemas blockchain se ha aclarado bastante y su adaptación se ha acelerado bastante en los últimos años, ya que hay muchos proyectos llevándose a cabo con el uso de estas criptodivisas y su tecnología.

Un ejemplo muy claro de esta adaptación lo podemos ver con Libra, la propuesta de Facebook por crear su propia criptomoneda que será respaldada por empresas importantes (aunque algunos indican que no es criptomoneda como tal al estar en una blockchain cerrada).

Esto muestra que, sin duda alguna, las criptomonedas formarán parte de nuestro futuro, aunque aún queda una gran incertidumbre sobre hasta que niveles llegará dicha adaptación.

Sin duda alguna habrá muchos cambios en los próximos años, y podemos tener por seguro que las criptomonedas seguirán apareciendo en los titulares.

 

Deja un comentario