¿Qué son las impresoras 3D?

Con el paso de los años, las innovaciones tecnológicas que han surgido tienen la capacidad de dejar atónito al mundo entero. Hace algunos años, las personas podrían considerar que un aparato tal como el teléfono celular nunca existiría, ¿llevar un teléfono a todas partes a las que vamos? Eso era completamente impensable para muchos. Luego de eso la implementación del internet en los mismos teléfonos móviles, ¿es que entonces ya no es necesario tener una computadora para poder tener internet? Una locura, habrían dicho muchos, pero se logró. Asimismo, un claro exponente de lo que el paso de los años le ha hecho a la tecnología, son las impresoras.

Las impresoras comenzaron siendo artefactos, casi únicamente de uso para las oficinas, las cuales proveían la facilidad de plasmar en papel algún documento específico. Al comienzo, se necesitaba un escáner, una impresora, y una fotocopiadora; tres instrumentos distintos, pero todos igualmente necesarios. Esta necesidad se eliminó por completo con la creación de las multifuncionales. Éstas tienen la capacidad de cumplir con todas las funciones anteriormente mencionadas, por lo que representó, además de un avance tecnológico importante, también un ahorro significativo tanto de dinero como de espacio. Sin embargo, lo que muchos pensaban que derivaría en una teoría fantasiosa, hace algunos años se volvió realidad: la impresora 3D.

¿Qué es una impresora 3D?

Una impresora 3D es una máquina capaz de realizar réplicas de diseños en 3D, creando piezas o maquetas volumétricas a partir de un diseño hecho por ordenador, descargado de internet o recogido a partir de un escáner 3D. Estos artefactos nacieron de la idea de tener la capacidad de convertir un diseño, o una idea plasmada en un papel, o en formato 2D, en un prototipo real. En los ámbitos en los que más se utilizan las impresoras 3D es en la arquitectura, así como también en el diseño industrial.

Existen diferentes formas de clasificar las impresoras 3D, pero para fines de adquisición, es preciso saber los diversos modelos comerciales que existen:

Las impresoras de sinterización láser; éstas poseen un láser de alta potencia, cuyo propósito consiste en fusionar pequeñas partículas de plástico, metal, cerámica o cristal en una forma tridimensional deseada. El láser fusiona de forma selectiva material en forma de polvo en una cubeta mediante el barrido de finas capas transversales que van, así, generando el objeto tridimensional. Las capas se van formando de una en una hasta que el objeto deseado se forma y se compacta. Cabe destacar que, a diferencia de otros tipos de impresión en 3D, la siterización láser no necesita de un soporte durante el proceso de impresión, ya que la parte sinterizada está todo el tiempo rodeada de polvo sin sinterizar que actúa de soporte.

Las impresoras de estéreo-litografía; éste es un proceso de fabricación por adición que emplea resina que cura mediante luz ultravioleta en un tanque, y un láser ultravioleta para construir los objetos. Los objetos tridimensionales se imprimen de forma que se va creando capa por capa hasta que se tiene el resultado final. Cada capa es una sección transversal del objeto que el láser traza en la superficie de la resina, que es el material consumible. La resina líquida cura y se solidifica mediante la exposición al láser de luz ultravioleta, quedando así la capa recién solidificada pegada a la capa previa que existía debajo de ella.

La estéreo-litografía necesita de una estructura que sostenga el objeto a construir, con el fin de que éste no se deforme debido a la gravedad, estos soportes también se encargan de que la pieza no se mueva durante el proceso de creación de las capas siguientes. Una vez terminado el proceso, los soportes deben ser retirados del modelo final de forma manual.

La impresión por compactación; este proceso se basa en ir alternando el añadido de pequeñas capas del material que formará la pieza con el paso posterior del cabezal de impresión fijando o solidificando dicho material en las zonas de impresión. Esta forma de impresión 3d tiene la ventaja de que el propio material sobrante sirve de apoyo a las nuevas capas y permite crear vuelos y formas más complejas que el sistema tradicional sin utilizar estructuras accesorias.

Por último, mencionaremos la impresión por adición, en la que se funden filamentos de polímero  en forma de hilo. El filamento se introduce en la impresora y el extrusor es el encargado de depositarlo en la base de impresión. Éstas son las más económicas, y las que se podrían considerar como caseras, o domésticas; normalmente viene en piezas que se deben ensamblar.

En definitiva las impresoras 3D representan un avance de la tecnología muy importante, y sus diversos tipos, y las distintas aplicaciones que se le puede dar no pueden ser pasadas por alto. En tresdpro podrás encontrar toda la información importante, así como también una asesoría pertinente acerca de la impresora 3D que más te conviene dependiendo de tus necesidades.

Deja un comentario